Blogia
Poesía y Macarrones

¿VERANO DEL CINCO O VERANO DEL CERO CINCO?

¿VERANO DEL CINCO O VERANO DEL CERO CINCO? Ugh, todavía jueves. Mi jefe se ha ido, con el director financiero, de vacaciones a Ibiza en su barco y yo me he quedado aquí solo en plan rodilla temblona. Qué lento pasa el tiempo cuando en cualquier momento puedes recibir una llamada-caliente de ésas que requieren nervios de acero, capacidad de decisión inmediata, control de la situación y liderazgo (es decir, cuatro virtudes que NO TENGO EN ABSOLUTO). Escribo estas líneas en medio de una gran tensión. Bueno, tampoco es para tanto, je, je.

En fin, tengo cuarenta y dos grados en la calle y un laaaargo verano laboral delante de mí. Como dice la Patata en su entrada de hoy, hay que ver qué diferencia entre estos veranos y los de cuando uno estaba estudiando o era profe: esa enorme extensión de tiempo plano por delante que uno tenía dificultades en rellenar de actividades, esos cientos de horas para vaguear delante del ventilador y volverse loco, sudar, etcétera. Qué les voy a contar a ustedes: la libertad hecha estación del año, la ocasión para huir de uno mismo, o encontrarse a uno mismo, o pasársela sentado en alguna heladería, que es lo que solía hacer yo.

Brindo por los veranos de la adolescencia, que son esos períodos de clímax, esos picos de felicidad en la gráfica de dos ejes de nuestra vida, que uno pasa quejándose del calor y de sus padres. Por el olor a jazmín de las urbanizaciones, por la noche, por las primeras novias (madrileñas casi siempre), por la mezcla de cientos de bebidas alcohólicas en la mejor compañía que pueda imaginarse, por las sombrillas y por la humedad y el olor de la arena de madrugada. Disfruten todo eso si está en su mano, que hay otros que no pueden.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Hell -

Vaya... siempre son madrileñas, será por nuestras costumbres migratorias en épocas estivales.

Los veranos que prefería eran esos de las quedadas entre semana, con una leve brisa nocturna, bañarte en una fuente pública y volver a casa descalza. ¡¡Quiero volver a esos veranos!!

Horacio en persona -

Uf, espero no haber dado la impresión de estar muy desesperado.

Gracias, Horacio G., por las amables palabras.

Rhodes: mítica frase donde las haya. Sólo que soy murciano y, a decir verdad, daría un riñón por que lloviera.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Rhodes -

Como decía Marty Feldman: "podría ser peor, podría llover".

Saludos, Horacio.

H.G. -

Saludos tocayo!
Te he visto dejar un comentario en el blog de Lord Jim y he venido por curiosidad, puesto que no somos muy abundantes los Horacios. Buen blog. Espero seguir leyéndote.

saludos!
Espero que encuentres algo de diversión pronto!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres