Blogia
Poesía y Macarrones

QUÉ SABRÁS TÚ DE LAS MUJERES

QUÉ SABRÁS TÚ DE LAS MUJERES Se me ocurre que, a veces, un poema está formado por la conjunción (estelar) de dos elementos, poéticos o no en su forma original pero que sólo en esta mezcla única consiguen este sabor. Un poco como los macarrones y el tomate, qué sería del uno sin el otro, ¿no? Hay parejas que en realidad son unidades, y cuando esto pasa es más bien maravilloso.

Así que voy a intentar yo un 1+1, y agarro el fragmento de Whitman que he encontrado chez Pistacho:

This is the female form,
A divine nimbus exhales from it from head to foot,
It attracts with fierce undeniable attraction,
I am drawn by its breath as if I were no more than a helpless vapor
all falls aside but myself and it.


y le añado la declaración de Rania Albaz que he encontrado en Guerra eterna:

In our country, if a woman complains to the police or a member of the family that her husband is violent, she is told to be patient, men are like that. What will the neighbours say? What will your family and friends say? Do nothing, otherwise he will divorce you - you will be a divorced woman, a whore, you will lose your future. So if a woman is abused, there is this mixture of humiliation and pride. She is afraid of speaking out, of being criticised. She wants to keep this perfect image of a woman.

En fin, las mujeres, ese tema infinito (en el que sin embargo me encanta entrar, truene o granice). Hagan ustedes una lista con lo que se perderían si, debido a por ejemplo una súbita hermafroditación (palabro) de la especie Homo sapiens sapiens, las mujeres desaparecieran. Y díganme si no está el universo en esa lista, porque en la mía sí figura.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Hell -

Ummmm, creo que me perdería entera. ¡Qué vértigo me ha entrado!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Pistacho -

Tanto que decir, y tan breve el cyberespacio...
Bienvenido, chaval, que no sabía que llevabas aquí desde el 27.
Encima entro y me encuentro citado, honor que no merezco, aunque Whitman sí.
Que decirte de tu experimento poético... A mí también me encanta entrar en las mujeres, casi tanto como la palabra hermafroditación.

En mi universo muchos hombres pasamos periodos de hermafroditación forzosa cuando las mujeres no nos hacen caso. Se llama masturbación y un amigo mío tuvo varios hijos así.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres