Blogia
Poesía y Macarrones

COMPORTAMIENTO EN LOS CASORIOS

Comportamiento del perfecto poeta en prácticas en un casorio según el Manual para Poetas en Prácticas de García y García:

1/ El Poeta en Prácticas acudirá vestido rigurosamente de negro (excepto si es una boda gitana, a la que acudirá vestido rigurosamente de blanco), sin corbata, sin afeitar y sin peinar.

2/ El Poeta en Prácticas no dirigirá la palabra a sus compañeros desconocidos de mesa, a no ser monosílabos respondiendo a las preguntas que le hagan.

3/ El Poeta en Prácticas demostrará en todo momento que su lugar no es ése.

4/ El Poeta en Prácticas se apostará en una esquina de la barra, tras la cena, e intentará atraer hacia este lugar a atractiv@s jóvenes para hablarles de la dicotomía Valente-Gil de Biedma y contarles anécdotas personales sobre alguno de los hermanos Panero (preferiblemente Leopoldo María). El Poeta en Prácticas sustituirá a aquel/aquella joven que decida abandonar ese lugar de privilegio. El Poeta en Prácticas beberá whisky tras whisky hasta que a/ el/la joven de turno se preste a acompañarlo a casa o b/ dejen de servirle whisky, enciendan las luces y lo echen a patadas del restaurante.

Y ahí que va el aspirante Horacio, con su lección bien aprendida (pero de blanco y afeitadito, tampoco hay que exagerar), y más o menos va siguiendo los pasos marcados hasta que, tras seis o siete copas de Casa de la Ermita 2001 Petit Verdot, acepta un reto de un comensal desconocido que consiste en demostrar que es capaz de beber más whisky, a continuación sube a la pista a bailar (que es lo que según García y García JAMÁS hay que hacer), y en menos que canta un gallo se encuentra danzando (y lo que es peor, berreando las letras) al ritmo de Camela: ese gran poema iniciático titulado Cuando zarpa el amor. Y ya lanzado, agarra a su Charo y se marca un raguetón (Dale don Dale) que pido a dios que nadie grabara en vídeo. Y a continuación (trato de relatarlo pero el lenguaje se resiste a registrar tanto horror) se oyen los primeros compases de una sevillana, esas maravillosas composiciones populares tan en el germen de muchos suicidios, y ahí se queda Horacio, el Poeta en Prácticas, haciendo palmitas en el centro de la pista de baile.

Siempre me encuentro con los mismos problemas: esos códigos en los que creo y que deberían amparar mi entrada en la Gran Casa Común de la Poesía Posmoderna, esos Mandamientos que me repito y a los que me encomiendo, acaban hechos trizas a las primeras de cambio, y queda demostrada mi antipoeticidad consustancial, y suspendo todos los exámenes.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

4 comentarios

Horacio en persona -

Bueno, aceptadas vuestras collejas (que dada la situación no son tan graves como esperaba). El Casa de la Ermita es un vino de la tierra de Jumilla y su larga lista de efectos secundarios incluyen, efectivamente, las canciones de Camela, pero, tonto de mí, no me leí el prospecto el sábado pasado.

Ella y su orgía -

Lo de Camela es mu heavy.
¡Qué mal encarrilado irías tú si no fuera por tu Charo!

Pistacho Tunante -

Madre mía del amor beautiful.
Así mal camino llevamos.
Seguro que tampoco usas báculo, como sabe todo el que haya visto a Antonio Gala en la tele.

"El Casa de la Ermita un sendero hacia el lado oscuro es"

leaosilva -

Tranki Horacio q yendo de maldito las bodas acaban mucho peor, te lo aseguro. Además,fijo q el q dijo q los actos debían ser coherentes con las creencias no conocía el Casa de la Ermita 2001 Petit Verdot
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres