Blogia
Poesía y Macarrones

COLECCIONABLES POSVERANIEGOS

COLECCIONABLES POSVERANIEGOS Si hay un fenómeno que me llena de esperanza en la humanidad, si hay un signo que definitivamente demuestra y certifica que el capitalismo es un camino erróneo, ése es la invasión de coleccionables posveraniegos. El Capital diciendo estupideces borrachas, el Capital poniéndose en ridículo o desbarrando o cagándose en nuestro padre o en cualquier caso montando una escenita de ésas que una vez montadas ya no se borran de la memoria de los asistentes, algo así me parecen todas estas colecciones chorras que no compra absolutamente nadie pero que, septiembre tras septiembre y enero tras enero, se llevan millones y millones de euros en publicidad por delante para nada. ¿No les huele DelPrado un poquito a chamusquina? Pues eso.

Yo personalmente visualizo una personificación del Capital (cada uno tiene la suya pero para mí es un tipo gordo con la cara rosa y la piel un poco húmeda de sudor, lampiño y nazi como los verdugos de El proceso de Kafka), gritando a sus subordinados que sí, que este septiembre es la buena, que uno de cada dos españoles se van a comprar desde el primer número hasta el último Tanques del siglo XX, o Casa de muñecas andaluza, o Ánforas del mundo antiguo. Lo veo firmando elevados cheques para pagar la publicidad y la oferta de lanzamiento. Y luego lo veo allá por octubre cagándose en la puta que nos parió a todos por no comprar ni una docena de fascículos tres, y cancelando la colección (siempre se queda el mismo gilipollas colgado con la colección a medio, y eso que se las hace todas y ya podría prever que las van a cancelar). Palabrita de hijo de quiosquera.

Y luego me veo con mis compadres regocijándonos en nuestro ránking de lanzamientos estúpidos del ejercicio. El año pasado ganó, si no recuerdo mal, "Cascos de colección". Éste, el top ten sigue abierto. Para participar, manda un mensaje como éste: "TOP TANQUES" al 5552*. O deja un comment, a ver si nos reímos.

*Precio del mensaje 0'90€. Mínimo 19 mensajes para poder votar. Sí.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

hautor -

Sí, extraordinario fenómeno que se repite cada año (dos veces, al menos, al acabar el verano y al empezar el año). El capital, ese tío gordo y rosado como tú dices con un microchip en el cerebro, o sea el titiritero de este retablo que es el mundo, se aprovecha de todo (le debemos parecer como los cerdos), entre otras cosas de los antiguos ciclos (cambio de estación, cambio de año) naturales y antropológicos que nos animan a emprender algo nuevo en nuestra vida (que no sea el puto trabajo), aunque sea una colección de cascos o de muñequitas chochonas. Hay que encontrar motivos para seguir viviendo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres