Blogia
Poesía y Macarrones

LA VESPA

LA VESPA Lo que son las cosas... Se empeña uno vivo para comprarse una moto acorde con sus valores estéticos, y a los quince días la tiene que dejar en el taller, y un mes más tarde la moto sigue en el taller, y ya las excusas del mecánico van sonando un poco a ciencia-ficción, a novelucha barata, en todo caso a subgénero menor destinado a desaparecer entre las brumas de la historia de la literatura (a la que yo no pertenezco). Gran cabreo.

Lo curioso es que mi devoción por las Vespas no disminuye (siempre tendré en la cabeza a Nanni Moretti recorriendo Roma subido en una, haciendo zig-zag sin manos por los barrios periféricos), creo que sufro una clase extraña de mito(moto)manía congénita o algo así.

Además, y sólo por seguir con la buena costumbre de enlazar a mis poetas favoritos, añado que las Vespas también me hacen pensar en Jacques Prévert, en los carteros, en la ciudad de Alicante y en el mes de junio, sabe dios (y los especialistas en semiótica y semiología) por qué.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres